Colección XVI: Cada vez que ella tenía dudas encendía todas las luces, cogía su mano y le decía sonriendo: -¿A que ahora lo ves todo mejor?-

13.05.2013 10:02
  • Y un día dejamos de mentirnos. Solo fue necesario esperar. Porque a la hora de la verdad las mentiras caen por su propio peso.
  • Mientras tú a ella…y a mí también…Yo a ti…tan bien…- Y aunque sonara igual…No…no era lo mismo.
  • Como la balanza unos días le daba la razón y otros se la quitaba finalmente él le sacó de dudas:- Te quiero. Ni más. Ni menos.-
  • “El mundo en un pulso.” Ahí estaban. Frente a frente. Con razón y corazón. Uno le decía que sí. El otro que no.
  • Por supuesto que querer. No es querer por su puesto. Y eso se da por supuesto. Pero yo ni lo di. Ni lo vi.
  • Cada vez que ella tenía dudas encendía todas las luces, cogía su mano y le decía sonriendo: -¿A que ahora lo ves todo mejor?-