Opinión: Una proposición decente sobre la AP-68

24.10.2012 16:38

Por María Lizarraga Valdivieso (Periodista y usuaria de la AP-68 y N-232)._

Los políticos se han enfrascado nuevamente en un cruce dialéctico sobre la gratuidad de la AP-68. ¿Qué más da que Fomento denuncie el convenio vigente cuando ya lo ha dejado en el aire el anuncio del Gobierno de La Rioja de dejar sin efecto una de sus premisas? La gratuidad de la autopista en cualquier tramo riojano se ha quedado “de facto” sin soporte jurídico y también –aquí está la clave- la partida presupuestaria del Ministerio de Fomento a menos que se ratifique en la tramitación parlamentaria y se convierta en ley.

El convenio vigente, que firmaron en 2009 las tres partes implicadas (Gobierno de La Rioja, Ministerio de Fomento y, la concesionaria, AVASA) se extendía hasta un hipotético final de la concesión en el año 2026. Lo firmado preveía revisiones en el aspecto económico, pero no que se suspendiese una de las premisas para el que fue concebido. El convenio tenía dos compromisos:

a) gratuidad total para todos los tráficos (ligeros y pesados) con entrada y salida en cualquiera de los peajes de Cenicero, Navarrete, Logroño y Agoncillo.

b) gratuidad total para los tráficos de vehículos ligeros que realicen trayectos de ida y vuelta entre dos estaciones comprendidas entre Alfaro y Haro (ambas inclusive) en un plazo inferior a 24 horas, siendo el trayecto de vuelta inverso al de ida y siempre que no se beneficien de la medida de gratuidad del apartado anterior.

La decisión del Gobierno de La Rioja de suspender en 2013 la medida de ida y vuelta gratis en 24 horas puede considerarse como una renuncia “de hecho” del convenio. “Este convenio podrá resolverse por denuncia de cualquiera de las partes, con una antelación mínima de tres meses, al final de cada año natural o por mutuo acuerdo”, dice la Cláusula Séptima.  Esto es, al margen de lo que hubiese decidido Fomento.

Por tanto, el convenio está en el aire. El compromiso del Gobierno riojano de mantener la gratuidad del tramo Cenicero-Agoncillo es firme, sin duda. No obstante, carece, hoy por hoy, del aval de los otros dos implicados: Gobierno central y Autopista Vasco Aragonesa, la concesionaria.

Dicho esto y en mi humilde opinión, la renegociación entre Fomento y el Gobierno de La Rioja de la que se habla estos días debería tener en cuenta que ya hay una renuncia “de facto” del convenio desde La Rioja y que es lógico que se ponga la vista en la partida presupuestaria que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado destinaba al convenio de gratuidad, que, por cierto, se aprobó en un Real Decreto que derogó el acuerdo de 2007 entre Fomento y AVASA para la gratuidad del tramo Cenicero-Agoncillo. 

En 2011, la gratuidad entre Cenicero y Agoncillo costó 1.435.899 euros (datos Gobierno de La Rioja). Ahora, Fomento ha dispuesto 3.289.930 euros para el convenio de medidas gratuidad AP-68 en 2013.

Fomento podría argumentar que no está obligado a mantener estos fondos y reducir la partida para adecuar su aportación exclusivamente al tramo Cenicero-Agoncillo en un futurible nuevo marco jurídico. Es una hipótesis. 

Hay otra posibilidad. Sin caer en la quimera de reclamar el 100% de gratuidad o el rescate de la concesión con la que está cayendo, cabe pelear para que la partida que contempla el proyecto de PGE se quede en la gratuidad del tramo Cenicero-Agoncillo y en reducir el precio de los trayectos riojanos. Menos da una piedra. Es una proposición decente. A menos que, al final, haya un milagro y se mantenga como hasta ahora.

No sería gratuidad total, pero sí una gran ayuda. No se olviden de que las  estadísticas  que el propio Gobierno de La Rioja ofrece en su portal nos dicen que la medida de ida y vuelta gratis en 24 horas se utiliza fundamentalmente en los días de labor. 

Los riojanos que usamos la AP-68 para evitar el riesgo de una carretera nacional N-232 que está cargada de camiones lo hacemos por motivos de trabajo, para ir al médico y también por ocio y consumo, acudimos a los servicios de la capital riojana de hostelería, cultura o comercio.

Que Fomento fuese o no a denunciar el convenio, ya es lo de menos. El convenio quedó en el aire al suspender el Gobierno de La Rioja una de sus medidas y, si eso se produce para dar garantía a otros servicios como la Sanidad o la Educación, habrá que entenderlo, aunque no callar la disconformidad. Lo importante ahora es que nuestros políticos se empleen a fondo para que la cantidad que nos prometían los Presupuestos Generales del Estado para la gratuidad de la AP-68 se mantenga y evite también que haya riojanos que tengan que gastar parte de su sueldo en desplazamientos al lugar de trabajo para ir más seguros por la carretera de pago.

Si La Rioja cumple más que otros el objetivo del déficit público debería verlo reconocido. No vaya a ser que por ser buenos veamos recortados servicios y beneficios para pagar y rescatar a los que han sido menos cumplidores en su gasto público. Y lo veamos más allá de los recortes que ya, como todos, soportamos por los tiempos que corren.

Imagen de la N-232

 

Documentación:

Información sobre Gratuidad de la AP-68 en larioja.org

Boletín Oficial del Estado: Real Decreto 2027/2009, de 23 de diciembre, por el que se modifica la concesión de la autopista AP-68, Bilbao-Zaragoza, y aprueba el convenio entre la Administración General del Estado, la Comunidad Autónoma de La Rioja y Autopista Vasco-Aragonesa, Concesionaria Española, Sociedad Anónima, por el que se establecen los términos para la exención del peaje de los movimientos con origen y destino en los enlaces de dicha autopista que se encuentran dentro del territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja. (BOE, núm. 313 de 29 de diciembre de 2009, páginas 111392 a 111397).