David Calvo Díaz-Aldagalán, científico alfareño y pregonero de fiestas 2015

 

"De Alfaro a las profundidades del Universo"

¿Qué hay más allá? ¿Dónde está el origen? ¿Existe la nada? ¿Hasta dónde llega el universo?... Son cuestiones tan antiguas como la humanidad  porque son preguntas que parecen enraizadas en la propia naturaleza humana.  Filosofía, teología, metafísica, física, astronomía, electrónica… desde la mayor abstracción de las ideas hasta la experimentación más aplicada se hace, en el fondo, las mismas preguntas.

Y en el universo hay una materia oscura que tiene algo y nadie sabe qué es. Ese algo que está en la materia oscura y los neutrinos que pueden guiar en la búsqueda  son el objetivo de la investigación de un equipo multidisciplinar y multinacional en el que participa un joven científico riojano, el alfareño David Calvo Díaz Aldagalán. 


Si de Madrid al cielo,  “de Alfaro a las profundidades del universo”, declara con autoridad David Calvo Díaz-Aldagalán. Actualmente, este joven alfareño trabaja en el Instituto de Física Corpuscular, organismo mixto de la Universidad de Valencia y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en el proyecto de un gran telescopio de neutrinos que abre una ventana al universo. 

  • De Alfaro al universo, ¿en qué consiste la investigación?

Ahora mismo estamos desarrollando un telescopio de neutrinos que se va a poner en el fondo del mar, en las costas de Francia e Italia, y lo que queremos hacer básicamente es estudiar este tipo de partículas, los neutrinos, y luego también intentar ver las propiedades y arrojar un poquito de luz sobre la materia oscura.

  • ¿Qué eso de los neutrinos?

Los neutrinos, que se producen cuando se rozan las estrellas, son unas partículas muy pequeñitas, tienen muy poca masa, no tienen carga eléctrica y eso quiere decir que no interrelacionan con los campos electromagnéticos que pueda haber en las estrellas, y, al tener tan poquita masa, atraviesan grandes distancias en el universo en recto, no se desvían. Cuando interacciona en el mar se produce una partícula que se llama “muon” y ese “muon” sale con tanta energía y tanta aceleración que va más rápido que la velocidad de la luz en el agua, entonces eso hace que produzca un pulso de luz, de luz azul, que se conoce como radiación de Cherenkov y nosotros lo detectamos. Esos pulsos de luz nos permiten reconstruir la energía que tiene ese neutrino previo y la trayectoria de dónde viene.

  • ¿Y esto lleva a los confines del universo?

Más que nada a la materia oscura. Hay algo por ahí, que es el 80% del universo y que no sabemos qué es, no se puede detectar, no se puede medir, pero está ahí. Las mediciones que se hacen de movimientos de galaxias implican que hay algo que está expandiéndose, algo que no se sabe qué es, pero que ahí está… ¡No se tiene ni idea de qué es!

  • ¿Será el primer motor inmóvil de Aristóteles? El que filósofos y teólogos llaman Dios…

(Se ríe) No… bueno, sí…, puede ser…
Bueno, estamos a ver si se arroja un poco de luz porque es una de las cosas sobre las que no se tiene ni idea de qué es lo que puede ser.

  • Es decir, la nada no existe… ¿siempre hay algo?

Hay algo.  Lo  tenemos en todas partes, rodea todo, pero no se puede medir, no se puede detectar, no se sabe lo qué es, de qué está compuesto… ¡no se sabe nada! Las mediciones dicen que están ahí.

  • ¿Estas investigaciones son muy antiguas o son una novedad?

Hace mucho tiempo que se viene estudiando, que se sabe que  está ahí y se está investigando.  Básicamente, lo que intentamos observar  y estudiar un poquito más, porque no se conocen muy a fondo sus propiedades, son los neutrinos y estamos centrados en los que vienen de fuera de nuestra galaxia. Hay algunas de esas partículas que se producen con los rayos del sol, cuando vienen por la atmósfera  hay unas reacciones en cadena que pueden producir este tipo de partículas, pero no estamos interesados en ellas. Estamos interesados en las que vienen de fuera de la galaxia. El principal motivo del telescopio es éste, es estudiar estos neutrinos y luego también dilucidar o ver algún foco de esta materia oscura.

  • ¿Por qué se acude al fondo del mar? ¿Se parece al fondo del universo?

En el fondo del mar lo que hay es menos ruido. Tanto en el fondo del mar aquí, en el Mediterráneo, como en el Polo Sur donde hay otro telescopio, en el hielo de la Antártida, tenemos propiedades que son ideales para este tipo de telescopios porque para ver esos pulsos de luz, que queremos ver,  no tiene que haber nada más. Tiene que estar lo más oscuro posible para ver esos pulsos de luz que son pequeñísimos, que duran en torno a los 50 nanosegundos.

  • ¿Qué tipo de equipos se instalan en el fondo del mar?

Tenemos unos detectores, son unas bolas de cristal -de un material muy resistente a las presiones que tiene que haber allá abajo, lógicamente-, y en cada uno de esos 31 fotomultiplicadores los fotones de luz que se detectan se convierten en señal eléctrica y, entonces, la electrónica de control recoge esa señal eléctrica y así podemos saber la anchura que ha tenido ese pulso de luz y el instante en que se ha producido.  Tenemos varias líneas que se clavan en el fondo del mar y con una boya quedan rectas. Estamos empezando a instalar las dos primeras líneas ahora y en total va a haber, más o menos, 12.000 nodos o esferas en el Mediterráneo, comenzando en las costas de Marsella e Italia. Esas esferas recogen la información y la envían por fibra óptica a los ordenadores que están en la costa.

 




 
David Calvo Díaz-Aldagalán con sus padres y durante la lectua del pregón de fiestas de Alfaro de 2015

"No hay una visión de lo qué son la investigación y la ciencia y de lo que pueden reportar"

  • ¿Cómo has llegado al fondo del mar investigando el universo?

Cuando acabé de estudiar electrónica, tuve la oportunidad de ir a Suiza a trabajar al CERN y después me salió un contrato en la Politécnica de Valencia donde estuve 2 años. Luego salió una plaza para trabajar aquí, en el CSIC, en el Instituto de Física Corpuscular, que es un centro mixto del CSIC y de la Universidad de Valencia y donde estoy ahora. Este instituto había trabajado previamente en un telescopio de neutrinos que más que nada fue un prototipo para ver que realmente era viable un proyecto más grande que es el que se desarrolla ahora con participación de institutos de distintos países europeos e investigadores de diferentes disciplinas.

  • ¿Es tan difícil como se dice ser investigador en España?

Está difícil. Es complicado porque ya no depende ni de los institutos en los que investigamos, sino de que el Gobierno invierta para podernos mantener, es una cuestión económica. La verdad es que es muy difícil. He tenido la suerte de ir enlazando de contrato en contrato, pero otros muchos se han tenido que ir a otros países.

  • ¿Está poco valorada la investigación y la ciencia?

Creo que no hay una visión de lo qué son la investigación y la ciencia y de lo que pueden reportar. De hecho, creo que en EEUU salió un estudio que decía que la investigación es la única inversión que te asegura 2 dólares por cada uno invertido. Claro, es una inversión que da el rendimiento en el futuro y no de inmediato y,  por eso, no se ve o no se quiere ver a la hora de las ayudas y la financiación.

  • Las ayudas son escasas en los presupuestos nacionales, pese a que buena parte de la I+D+i se sostiene con lo que viene de Bruselas. ¿Está apostando Europa por la investigación?

No sé qué decirte.  Lo que veo es que en España es muy poco el apoyo que tenemos. Ojalá esto cambie pronto. Sí, existe gente, muy, muy buena que se ha tenido que ir fuera, gente muy buena y que hacía muy bien su trabajo.  Hay proyectos que dependen de las ayudas y si no hay ayudas la gente se tiene que ir.

  • O convertiremos  la “materia gris” española en otra “materia oscura”…

Es una pena.  Estamos invirtiendo en la formación para que luego esos jóvenes se vayan a otros países y esos talentos no se queden aquí. Es ilógico.

  • ¿Te ves volviendo a  tu tierra y, en concreto, en  la Universidad de La Rioja?

Sí, ¿por qué no?  Lo que ocurre es que tal y como está la universidad es muy complicado. No conozco específicamente el caso de La Rioja, pero en general no salen plazas para titulares.