A la hora de la verdad

A la hora de la verdad, no sabemos si por amor o por cobardía, se nos llenó la boca de mentiras.