***

A escondidas solía meterle caramelos en los bolsillos para que nunca se olvidara de sacar el niño que llevaba dentro.