Alfaro en la actualidad (1977-1978)

¿Qué Alfaro estamos viendo? ¿Qué pueblo se beneficia de nuestra presencia y de nuestro trabajo? ¿Qué ciudad nos han dejado los mayores para que todos la mejoremos?

En marzo de 1977, hacía en Alfaro un censo de 2.790 cabezas de familia. Un 30% se dedica al campo. Su número permanece invariable desde hace años. Alfaro ha sido sobre todo agricultor. Hoy día, la industria y los servicios han cobrado mucha importancia, dedicándose al 50% a la industria y el 20% a profesiones liberales y comercio. El peso de Alfaro en el campo e industria riojana, estiman los expertos que alcanza el 20%. Hay unos 180 centros industriales y comerciales entre fábricas de todo tipo, comercios, banca, talleres, bares... etc.

 

El movimiento de huída del pueblo a la ciudad que ha caracterizado a muchas localidades españolas campesinas, no se ha dado con tanta fuerza en Alfaro. En los últimos años, ha descendido mínimamente la población. Con todo, se aprecia un ligero aumento en el dato último que nos ofrece el Ayuntamiento: en marzo de 1976 había 8.461 habitantes, siendo 8.763 en diciembre de 1977. El movimiento demográfico en 1975 ha sido el siguiente:

·         90 nacimientos

·         43 matrimonios

·         67 defunciones

·         32 emigrantes

·         23 inmigrantes

 

D. José Palacios construyo el hotel en 1969 con el fin de acoger diversas necesidades: camioneros, turismo de paso, el poco turismo fijo de verano... Aunque aumenta la afluencia en pequeña escala, sobre todo de Vascongadas y Francia, no puede crecer mucho nuestro turismo por los grandes inconvenientes del calor y los mosquitos. El hotel ofrece un restaurante con cuatro comedores, cafetería, piscina, sala de convenciones y 80 habitaciones. Su museo de vinos cuenta con más de 1.000 botellas firmadas por personalidades en todos los campos, nacionales y extranjeros. Los alfareños también acuden a él para banquetes, bodas y fiestas familiares. De 35 a 40 personas trabajan en él.

 

En la diapositiva vemos el nuevo ambulatorio puesto en servicio en diciembre de 1977. Cinco médicos atienden las necesidades sanitarias. En la antigua abadía existe el hogar del jubilado con actividades propias. Está en marcha la posibilidad de que la Cruz Roja alfareña cuente con un puesto fijo donde un grupo de jóvenes cumplan su servicio militar dentro de este cuerpo.

 

El moderno Salón de Cine La Florida y otros locales de escuelas y entidades privadas, a lo largo del año ofrecen ocasión para que el alfareño acuda a sesiones de cultura y formación. Asambleas de padres de familia, agricultores, vecinos, entidades industriales... se esfuerzan con el diálogo y comprensión para conseguir un hogar rico y humano.

 

En la actualidad alfareña ocupa un primer lugar la vida infantil y juvenil escolar. Alfaro cuenta con puestos escolares suficientes. Justo es reconocer el interés puesto por nuestras autoridades locales. La escuela de los Hermanos de La Salle se encuentra en la plazuela de Bretón. Es centro privado con dos cursos de párvulos y las 8 unidades de EGB subvencionadas. La Salle está en nuestro pueblo desde 1913. Y muchos son los hombres que conocen de cerca a estos religiosos. El colegio está abierto a los jóvenes en las actividades culturales, recreativas, espirituales, deportivas... como a las Asociaciones de Padres y Antiguos Alumnos. Es una muestra clara de amplia colaboración y entrega.

 

El Colegio El Pilar está situado en la plaza de San Francisco. Cuenta con dos clases de párvulos y las ocho unidades de EGB subvencionadas para niñas. El colegio y el recinto de la comunidad estuvo habitado por las Hermanas Carmelitas hasta julio de 1972. En septiembre de este mismo año se hizo cargo la Congregación de las Hermanas del Pilar, cuya fundadora aragonesa vive todavía. Llevaban ya unos años haciéndose cargo de clases de parvulario y de labor en la plazoleta Bretón.

 

El grupo escolar Obispo Ezequiel Moreno es un Centro Nacional de EGB con 16 unidades. Situado en La Florida cuenta con unas instalaciones modernas y funcionales que datan de 1974. El parvulario del Centro funciona en la escuela de José Elorza. Cuenta con un comedor escolar para los niños que quieren utilizarlo los días laborales.

 

El edificio de la imagen es muy conocido en Alfaro. Fue construido en 1880 por D. Gregorio Sáenz de Heredia. En 1933 vinieron las Hermanas del Amor Misericordioso. Son ellas las que rigen este centro con 300 internos. La fundadora de la Congregación, Esperanza Alhama vive todavía. Los alumnos y alumnas provienen de toda España: en su mayor parte son familias emigrantes que necesitan un internado para sus hijos a causa de su situación transitoria. Hasta 1948 fue colegio solo para niñas. Ahora hay 90 chicos y 210 chicas. Las 15 hermanas y 5 novicias atienden en sus locales a 35 niños de parvulario y 250 de EGB, Las 23 alumnas de BUP acuden al Instituto a recibir las clases. Actualmente no hay ningún alfareño.

 

El Instituto Gonzalo de Berceo lleva en 1978 sus 25 años de existencia. Unos 500 alfareños han pasado por sus aulas. Unos 2.500 más pertenecen a los pueblos cercanos. En el curso 1977-78, hay 304 alumnos de BUP y COU. Más de la mitad es alumnado femenino. Alrededor de 150 son alfareños en este curso. El resto de Corella (gran número), Castejón Aldeanueva, Rincón de Soto, Cintruénigo...

 

La Formación Profesional está muy bien atendida en Alfaro con dos centros. Uno de ellos es la Escuela de Capacitación Agraria. Ha empezado a funcionar en el curso 1977-78. Se imparte 1º y 2º grado, consiguiendo al fin de los estudios el título de capataz agrícola. El centro tiene capacidad para 250 internos con servicios de cafetería, sala de juegos, comedor, aulas... Posee un parque de maquinaria completo, cámaras de maduración y postmaduración de fruta, fábrica de conservas vegetales para todo tipo, laboratorio de análisis... La superficie total de la escuela es de 140.000 metros cuadrados de regadío en La Roza, junto a Castejón. En toda La Rioja no hay ningún centro de esta categoría al que acudan en este primer curso 80 alumnos masculinos y femeninos, siendo 14 de Alfaro y el resto de localidades de la Ribera: pueblos de Navarra, Aragón y Castilla.

 

 

El otro centro de FP es la Escuela de Gonzalo de Berceo, situada en La Florida, ocupando parte de los locales del anterior Instituto Agrícola. En el curso 1977-78, cuenta con 543 alumnos, siendo la mitad alfareños, y la otra mitad de los pueblos ribereños. Su capacidad, en breve, sobrepasará los mil alumnos cursando primero y segundo grado. Las especialidades que se imparten son: Administrativa, Mecánica Agraria, Electricidad y Química. Se añadirán en breve Delineación e Informática.

 

Muchos pueblos y ciudades arrastran el problema de instalaciones deportivas y recreativas para los jóvenes y los niños. Alfaro se suma a ellas. La juventud necesita lugares sanos y atractivos donde desarrolle su cuerpo y personalidad. Las necesidades municipales son abundantes y ésta es una de ellas. El Crepúsculo, la OJE, La Salle son unos pocos botones de muestra, que con mucho esfuerzo y mayor mérito trabajan para que sus socios jóvenes cuenten con actividades que enriquezcan a toda su persona.

 

El campo de fútbol La Molineta, construido en 1977, es una realidad dentro de la carpeta de proyectos recreativos, deportivos y culturales que cuentan los responsables de la ciudad. Una amplia tribuna ofrece cabida suficiente a los espectadores del fútbol dominical. En las escuelas y asociaciones debe estar la clave para que los jóvenes de Alfaro consideren el deporte en general fuera del profesionalismo.

 

En el corto abanico que tienen nuestros chavales y jóvenes para divertirse, algunas entidades privadas intentan solucionar la preocupación de padres y autoridades. En la imagen, unas vistas de las piscinas y campo de deporte de La Salle. En el verano es el lugar preferido de muchos bañistas. El campo de juego ha abierto sus puertas en 1978 a raíz de su inauguración no solo los alumnos del colegio sino también a diversos campeonatos de mayores pertenecientes a bares y empresas. Los buenos deseos de antiguos alumnos y hermanos darán su fruto.

 

En Alfaro, hay 300 nombres inscritos en la Asociación de Caza. Casi la totalidad de escopetas existentes pertenecen a ella. Desde hace 10 años se hacen concursos y campeonatos aprovechando distintas festividades. Existe mucho jabalí en Yerga. Se realizan siete batidas a lo largo del año en busca del codiciado animal. En imagen uno de los pantanos de la Molineta donde se encuentra el campo de tiro y escenario de diversas competiciones.

 

Alfaro cuenta con una información mensual de sus problemas y acontecimientos. Crónica de Alfaro lleva 19 años viendo la luz todos los meses. La ausencia de las “Letras Alfareñas” que recuerdan los más veteranos se llena con la tirada de 1.600 ejemplares de la Crónica. 300 de ellos salen en dirección a muchos alfareños que viven fuera de nuestra tierra. El orfeón, veterano con las voces jóvenes y al mando del P. Carlos Urbieta, fomenta la cultura y extiende nuestro nombre por La Rioja. Desde hace años se viene oyendo la necesidad de una biblioteca municipal. Ojalá los problemas existentes se solucionen para que nuestros paisanos permanezcan en la afición a la cultura.

 

La extensión del casco urbano ocupa actualmente 80 hectáreas. Es un mosaico irregular de calles y callejas, los 197 nombres de calles aclaran cuál es la ciudad antigua y cuál cuenta con las dimensiones y servicios que se requieren. Los distintos nombres obedecen al recuerdo histórico (Lopé de Haro, San Miguel de Arriba), otras a ciudades hermanas (Logroño, Calahorra), otras a personas muy queridas (Padre Ezequiel) y otras a nombres típicos de la tierra (calle de la Cuba, Tejería, etc.).

 

Propiamente no puede hablarse de barrios en nuestro pueblo. Con todo, la división de los cinco distritos separa el núcleo urbano como una unidad mayor y las construcciones más alejadas, la mayor parte de ellas recientes. Podemos llamar barrios a las viviendas existentes en el Grupo Francisco Franco, llamado entre nosotros “Casas Baratas”, el grupo Julio Ruiz de Alda, La Paz, Casilda Sáenz de Heredia, Regazuelo, etc.

 

En la vida de la ciudad ha tenido y tiene una importancia que no se puede silenciar el aspecto religioso: La influencia de las personas que viven entre nosotros entregadas al ministerio sacerdotal o religioso. En la Parroquia de San Miguel hay 4 sacerdotes y otros 2 en la Parroquia de la Virgen del Burgo. Además, los Padres Franciscanos atienden en su iglesia y en la Concepción al servicio del culto y atención religiosa que los fieles alfareños solicitan. Otros religiosos ya indicados anteriormente son: los 5 Hermanos de La Salle, las 12 Hermanas del Pilar, las 15 del Amor Misericordioso, y...

 

… las 21 Hermanas del Convento de las Madres Concepcionistas. Religiosas de claustro viven con una dedicación intensa a Dios y al trabajo diario. Se fundó este convento como su iglesia en 1613. Anteriormente estuvo en las Cuatro Esquinas. Su fundadora es Santa Beatriz de Silva que sabido calar muy hondo en nuestras mujeres alfareñas, ya que actualmente son 9 las monjas que un día las vimos por nuestras calles y ahora, sin salir de sus celda, se consideran totalmente alfareñas y viven entre nosotros. En imagen, apenas se puede apreciar a cuatro de nuestras paisanas en el locutorio. Ha sido noviciado hasta 1972. Ahora no tienen vocaciones. Viven con el trabajo de la confección de paraguas que realizan para una fábrica. Su iglesia está abierta al pueblo y no faltan grupos de jóvenes y mayores que acuden a encontrarse consigo mismos.

 

 

El Ayuntamiento es la Casa del Pueblo. Todo lo que viven los alfareños se registra en el edificio que estamos viendo. Desde aquí se rigen y administran los bienes, se registran los movimientos personales o de hacienda. El alcalde y los concejales de Alfaro son personas que trabajan por nuestro pueblo de modo totalmente gratuito. Quieren un Alfaro mejor y aceptan un puesto de entrega generosa. La elección democrática de estos puestos señala una nueva etapa del Ayuntamiento español y alfareño. Para llevar a cabo las decisiones del Consejo Municipal hay más de 40 personas que trabajan dentro o fuera de sus oficinas. Su labor es callada pero muy eficaz.

 

 

Alfaro, tu pueblo, nuestra ciudad, está ahí. Hay que seguir un poco más para conocerlo. Hay que llegar a quererlo, a sentirlo, a trabajar por él. El Alfaro artístico, el histórico y el actual tienen que hacerse más grandes, más conocidos. En las manos alfareñas está el pasado y el futuro de nuestro rincón natal.