Casa de la Azucarera

Casa de la Azucarera

La "casa del director" de la azucarera, Casa de la Azucarera (Hacienda Súsar), principios del siglo XX, recuerda, junto a la alta chimenea de ladrillos, naves (destruidas y recuperadas en parte tras un incendio en 2001) y la tapia que rodea la finca, que Alfaro formó parte de la gran red de plantas azucareras del valle del Ebro. Son poso de los medios de vida del Valle del Ebro, ligados a la economía agrícola y agroindustrial.

La expansión de plantas azucareras en España en la segunda década del siglo XX y la extensión del cultivo de la remolacha en la cuenca del Ebro crearon la planta azucarera que dio sustento a muchos alfareños e impulso el desarrollo hasta la decadencia del cultivo en el municipio y cierre de las instalaciones al principio de los 70.

Este enclave da testimonio de la agroindustria del valle del Ebro. De la remolacha que la Compañía e Industrias Agrícolas comenzó a transformar en azucar en 1920 hasta la vid. Las instalaciones de la antigua azucarera, que cerró en 1971, se reparten hoy entre dos empresas vitivinícolas. Tras el cierre de la azucarera, Bodegas Campo Burgo (antigua Bodegas de La Torre y La Puerta) se traslado en 1974 desde el casco urbano a la finca de la avenida del Ebro, de la mano de sus entonces propietarios Hermanos Cantarero. Es el antecedente de Bodegas Campo Nuble.

La antigua "Casa del director de la azucarera" ha quedado enclavada en los viñedos de Señorío de Súsar.