Como no sabía hacer feliz...

Como no sabía hacer feliz, le hacía enfadar. Y así, sin saberlo, cada día conseguía las dos cosas.