Geografía de Alfaro

La división del territorio nacional en provincias data de 1833. Cada provincia se divide en Partidos Judiciales para favorecer la administración. En esta fecha queda divida España en 515 Partidos Judiciales. Alfaro es uno de ellos. En la década de 1960 llega a fusionarse a Calahorra, pero las presiones de Alfaro consiguen que se considere comarca distinta. Alfaro cuenta también con un Juzgado de Distrito.

Limita Alfaro por el norte con Cadreita, Milagro y Rincón de Soto. Por el sur con Cintruénigo, Fitero y Corella. Por el este, con Castejón y Tudela. Y por el oeste con Aldeanueva de Ebro, Autol, Grávalos y Cervera.

El suelo es variado. Hay terrenos de naturaleza volcánica, como los cercanos a Baños de Fitero y Monegro. Otras tierras son arcillosas de extraordinaria calidad para la construcción, sobre todo en Tambarría. La mayor parte de tierra de cultivo son arcillas suaves. Alfaro, situado en pleno Valle del Ebro, tiene un clima continental. El calor y el frío son extremados con cierta moderación. Las lluvias, relativamente escasas. Hacen que sea necesario depender del riego. La nieve hace su aparición normalmente todos los años. No llega a ser obstáculo para las faenas tanto del campo como de la ciudad. Cuando el ciclo del clima se presenta normal, se promete buena cosecha en el campo como ha ocurrido en 1977.

El Ebro propiamente no riega las tierras de Alfaro, sino a través de su acequia derivada: el RIOEBRO. Durante varios kilómetros recorre tierras alfareñas el gran Ebro. El movimiento de las corrientes internándose en la margen derecha ha motivado que haya dejado de ser límite natural con Milagro y, por tanto, existe tierra alfareña en la margen izquierda. Los términos regados por el Rioebro son: Cabizcanales, Alcino, Navardín, Viejamala, Todarcos, Cofín, Medialijo, Ortigoso, Hormiguero, Susar y Las Rozas con un total de 1.538 hectáreas.

El río Alhama ha sido durante varios siglos la única fuente de regadío de nuestro pueblo. Ya antes del siglo XX se regaban unas 500 hectáreas con sus aguas. A principios del actual siglo, la Reina Doña Cristina mandó construir los vasos suficientes para ampliar los regadíos hasta 900 hectáreas. Los términos más beneficiados son: Regazuelo, Cáscaras de Cofín, Cofín, Cabezolanel, Cascajo y Somo.

En imagen estamos viendo el canal de Lodosa. Nace, como indica su nombre, en la localidad navarra de Lodosa, donde coge sus aguas del Ebro. Inicio sus servicios de riego en 1940. El nombre original, no empleado en Alfaro, es Canal de Victoria Alfonso, en memoria del rey Alfonso XIII y su esposa bajo cuyo reinado se iniciaron las obras. En la actualidad riega más de 2.600 hectáreas, siendo los términos beneficiados: Cofín, Marrillo, Campoburgo, Fenogal, Cabezuelo, Tambarria, Cabezolanel, Cascajo, Somo y Medialcampo. En la ciudad de Mallén (Zaragoza) termina el canal su recorrido dejando sus aguas sobrantes en el Canal Imperial de Aragón.

Las inundaciones del Ebro y sus afluentes venían dañando desde muy antiguo al campo riojano y navarro en general y al alfareño en particular. En los últimos años colabora el Estado con el Ayuntamiento en la defensa de nuestras tierras. El medio empleado son los dados o cubos que deshacen las corrientes. Actualmente falta por proteger los parajes de Ortigoso y Granja Fría que van a iniciarse pronto. Los términos defendidos son Estajao, La Roza y Viejamala.

La carretera N-232 atraviesa la ciudad precisamente en el tramo llamado Avenida de Zaragoza. Es la carretera de Vinaroz a Vitoria y enlaza Barcelona y Bilbao. Alfaro ocupa, pues, un puesto privilegiado en la línea comercial de estos dos grandes focos industriales. La Nacional N-232 responde al Plan Nacional de Carreteras de 1911. A su paso por la ciudad se levantaron nuestros talleres e industrias pioneras. De la Nacional 232 nacen las comarcales de Corella-Madrid, Alfaro-Grávalos y Castejón a Corella.

La autopista Vasco-Aragonesa cruza el término de Alfaro en una longitud de 12 kilómetros atravesando Cabezolanel, Marrillo, Rihuelo, Cofín y Cáscaras de Cofín. Divide Alfaro en la zona norte con 110 kilómetros cuadrados y la zona sur con 83. La entrada y salida de géneros del campo e industriales tendrán en la autopista un medio facilitador del comercio. En la foto, una vista de las obras de enero de 1978.

La estación del ferrocarril está situada en el trayecto de Bilbao a Barcelona. Su antigüedad se remonta a comienzos de siglo. En la actualidad, con la expansión del automóvil y el transporte por carretera, los alfareños emplean menos el servicio de Renfe. Alrededor de 100 viajeros diarios en el cómputo de entrada y salida. En época normal, se recibe una tonelada diaria de diversa mercancía y la misma cuantía sale del pueblo. El género más exportado es el trigo y las sillas. Casi paralela a la vía del ferrocarril, se construyó hacia 1970 la carretera comarcal LO-P-6801 desde Alfaro a Castejón.

El depósito es un verdadero distintivo, un faro que señala la localización de Alfaro a varios kilómetros a la redonda. A comienzos del siglo se construyó este depósito de agua para abastecer tanto a Alfaro como a Corella. En la historia medieval, aparece en su lugar un faro de grandes dimensiones y radio de luz. Frontera de Castilla, Navarra y Aragón, la suave cima del FARO era un aviso a propios y extraños. Parece que el nombre actual de la ciudad obedece al faro medieval situado en esta colina.

La Cruz en el monte data de la década de 1950. Los cristianos alfareños suben el Viernes Santo en procesión con el emblema que durante todo el año protege las tierras y casas del pueblo. En este mismo montículo hubo un castillo. La historia nos dice que en 1072 fue asaltado por el Cid, Alfonso VII construyó otro nuevo sobre sus ruinas. En 1466 fue objetivo importante del Conde de Fox. Su último alcaide, que figura en las crónicas, gobernó en 1513. No sé sabe si a partir de esa fecha dejó de existir el castillo que da nombre al montículo.

Alfaro cuenta con una agricultura muy rica, debido a sus regadíos. El 42% de sus tierras se benefician de aguas canalizadas y enriquecen al agricultor. El 58% del terreno es de secano. Tierras de monte, donde el bosque, la viña y el cereal se recogen incluso con abundancia. El sistema de cultivo en zona de secano es de año y vez, dejando otro año en barbecho.