Historia de los gigantes

El festival folclórico y de cultura popular con el que se conmemoró el Día de La Rioja, el 9 de junio, representó la historia de los gigantes. Con el Grupo de Jotas, dirigido por Diego Urmeneta; el Grupo Municipal de Danzas, que dirige Beatriz Malumbres; una rondalla y la Comparsa de Gigantes como protagonistas y con guión del profesor Jesús Pérez Ligero, que fue también el narrador, un pasaje de la historia alfareña se revivió en la tarde festiva, representada en la historia de los gigantes.

FESTIVAL INFANTIL TRADICIONAL (9 de junio de 2016).

El narrador comienza a contar una historia que servirá de hilo conductor para la presentación de los gigantes y las actuaciones de los joteros infantiles de Diego y los danzantes infantiles de Beatriz.
Se organiza la actuación en tres actos: Boda de los reyes padres, boda de los reyes hijos y actuación final familiar.
En todos los actos, el narrador interactúa por el escenario.

PRIMERA PARTE:
NARRADOR.- Hace mucho, mucho tiempo, casi mil años, nuestra ciudad no era ciudad; era la villa de Alfaro.  Pertenecíamos al Reino de Castilla y teníamos dos llaves en nuestro escudo. El rey de por entonces era Alfonso VII. Un rey que quería mucho a Alfaro, sobre todo por su posición estratégica como puerta de entrada desde el reino navarro y aragonés, de ahí las dos llaves. Y para que sus habitantes la de defendieran,  los nombró a todos hijosdalgo, que era un título importante, y además  rodeó Alfaro de unas murallas que ya no hay.
(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)
Este rey se casó con Doña Berenguela, hija de Ramón Berenguer, que era Conde de Barcelona; con este matrimonio, Berenguela se convertiría en la reina de Castilla. Era una mujer guapa, esbelta, elegante e inteligente; amante del arte y la literatura.
(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)
El matrimonio entre Alfonso VII y Berenguela tendría lugar en el año 1128, celebrándose una corrida de toros que es la primera de la que se tiene constancia documentada. En el Salón de Palacio, los reyes abrieron la fiesta con una elegante danza.
(Danza del matrimonio de gigantes)
NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO) : Mucha alegría hubo en la villa de Alfaro, tanta que sus habitantes cantaron y bailaron hasta el amanecer. Como lo van a hacer ahora… (Se presenta a las personas o el grupo que actúa)
(Actuación del Grupo de Joteros con dos o tres jotas y seguido el Grupo Municipal de Danzas con una o dos danzas)
SEGUNDA PARTE:
NARRADOR.- Alfonso VII y Berenguela tardaron seis años en tener un hijo; por eso lo llamaron Sancho III el Deseado. Este rey, contribuyó a la creación de la Orden religiosa de Calatrava entregando su señorío al abad Raimundo de Fitero, con tierras en el término alfareño de Niencebas, en las faldas de nuestro monte Yerga.
(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)
En el año 1140, no estaban muy bien las relaciones con Navarra e incluso estuvo a punto de organizarse aquí una gran batalla; pero el rey de Castilla, Alfonso VII y el rey navarro, García Ramírez, prefirieron jugar a bodas, y no a guerras.
Y la elegida fue Blanca de Navarra. Blanca era joven, dieciocho añitos, y guapa, muy guapa…tanto que, el rey Sancho quedó enseguida prendado de ella.
(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)
 
Así que concertaron aquí, en Alfaro, el matrimonio entre Sancho y Blanca de Navarra, evitando así la guerra con los vecinos navarros. Se casaron en 1151 y lo que primero fue un matrimonio de conveniencia, acabó convirtiéndose en una verdadera unión por amor. Tuvieron un hijo, que se convertiría en Alfonso VIII, el rey de la Batalla de las Navas de Tolosa.
(Danza del matrimonio de gigantes)
Y con este motivo,  otra vez volvió a haber  alegría en la villa de Alfaro, tanta que sus habitantes volvieron a  cantar y bailar hasta el amanecer.
 Como lo van a hacer ahora… (Se presenta a las personas o el grupo que actúa)
 
 
TERCERA PARTE:
NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO).- Y una época de paz reinó en esta Península, donde reyes y príncipes convivieron, donde el pueblo de Alfaro progresó, donde no había que pensar más que en el trabajo y la familia. Donde había alegría, que se transmitía en canto y baile…
(Baile y canto de todos los participantes)
NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO).- Y colorín colorado, esta historia ha acabado.
Damos un fuerte aplauso a todos los participantes: el Grupo de Jotas de Alfaro…El Grupo Municipal de Danzas de Alfaro … a la rondalla que nos ha acompañado en todo momento… y a la magnífica Comparsa de Gigantes de Alfaro.

PRIMERA PARTE:

NARRADOR.- Hace mucho, mucho tiempo, casi mil años, nuestra ciudad no era ciudad; era la villa de Alfaro.  Pertenecíamos al Reino de Castilla y teníamos dos llaves en nuestro escudo. El rey de por entonces era Alfonso VII. Un rey que quería mucho a Alfaro, sobre todo por su posición estratégica como puerta de entrada desde el reino navarro y aragonés, de ahí las dos llaves. Y para que sus habitantes la de defendieran,  los nombró a todos hijosdalgo, que era un título importante, y además  rodeó Alfaro de unas murallas que ya no hay.

(El narrador habla y un gigante baila solo)

Este rey se casó con Doña Berenguela, hija de Ramón Berenguer, que era Conde de Barcelona; con este matrimonio, Berenguela se convertiría en la reina de Castilla. Era una mujer guapa, esbelta, elegante e inteligente; amante del arte y la literatura.

(El  narrador habla y un gigante baila solo)

El matrimonio entre Alfonso VII y Berenguela tendría lugar en el año 1128, celebrándose una corrida de toros que es la primera de la que se tiene constancia documentada. En el Salón de Palacio, los reyes abrieron la fiesta con una elegante danza.

(Danza del matrimonio de gigantes)

NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO) : Mucha alegría hubo en la villa de Alfaro, tanta que sus habitantes cantaron y bailaron hasta el amanecer. Como lo van a hacer ahora… (Se presenta a las personas o el grupo que actúa)

(Actuación del Grupo de Joteros con dos o tres jotas y seguido el Grupo Municipal de Danzas con una o dos danzas)

SEGUNDA PARTE:

NARRADOR.- Alfonso VII y Berenguela tardaron seis años en tener un hijo; por eso lo llamaron Sancho III el Deseado. Este rey, contribuyó a la creación de la Orden religiosa de Calatrava entregando su señorío al abad Raimundo de Fitero, con tierras en el término alfareño de Niencebas, en las faldas de nuestro monte Yerga.

(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)

En el año 1140, no estaban muy bien las relaciones con Navarra e incluso estuvo a punto de organizarse aquí una gran batalla; pero el rey de Castilla, Alfonso VII y el rey navarro, García Ramírez, prefirieron jugar a bodas, y no a guerras.

Y la elegida fue Blanca de Navarra. Blanca era joven, dieciocho añitos, y guapa, muy guapa…tanto que, el rey Sancho quedó enseguida prendado de ella.

(Baile del gigante solo a la vez que se está hablando)

Así que concertaron aquí, en Alfaro, el matrimonio entre Sancho y Blanca de Navarra, evitando así la guerra con los vecinos navarros. Se casaron en 1151 y lo que primero fue un matrimonio de conveniencia, acabó convirtiéndose en una verdadera unión por amor. Tuvieron un hijo, que se convertiría en Alfonso VIII, el rey de la Batalla de las Navas de Tolosa.

(Danza del matrimonio de gigantes)

Y con este motivo,  otra vez volvió a haber  alegría en la villa de Alfaro, tanta que sus habitantes volvieron a  cantar y bailar hasta el amanecer.

 Como lo van a hacer ahora…

(Se presenta a las personas o el grupo que actúa)

TERCERA PARTE:

NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO).- Y una época de paz reinó en esta Península, donde reyes y príncipes convivieron, donde el pueblo de Alfaro progresó, donde no había que pensar más que en el trabajo y la familia. Donde había alegría, que se transmitía en canto y baile…

(Baile y canto de todos los participantes)

NARRADOR (DICHO A MICRÓFONO).- Y colorín colorado, esta historia ha acabado.