Juan Antonio Twose o la ilusión

Juan Antonio Twose o la ilusión

Alfaro ha despedido con la primavera de 2016 a su vecino Juan Antonio Twose Martínez, el cronista de la naturaleza, de nuestros montes y riberas y luchador por el patrimonio alfareño y una persona que trasmitía ilusión, su ilusión. En esta última faceta peleó por la conservación de San Miguel y la solución a las humedades que dañan al templo desde la Asociación Amigos de San Miguel, de la que fue presidente.

Jesús Pérez Ligero, profesor, historiador y, además de actual concejal de Cultura de Alfaro, compañero de Juan Antonio en Crónica de Alfaro, nos remite unos textos para conocer mejor al ilustre alfareño que falleció inesperadamente este 20 de junio de 2016.

 

Juan Antonio Twose Martínez. A modo de currículum por el mismo autor

Me declaro amante de la naturaleza y defensor de  los espacios naturales  y del equilibrio biológico.
Tuve la suerte de vivir en el campo, cerca de río Ebro y que a mi padre le gustase  la caza, la naturaleza y los pájaros.
Juntos bajábamos de  madrugada a “levantar” las cuerdas, (hoy se llaman “sedales durmientes”) que habíamos echado, al atardecer de día anterior, anzueladas con  lombriz o tripas de gallina. Mi padre se bañaba en aquellas corrientes de agua fresca, donde se construyeron los cañares para pescar anguilas.
Para calentarnos del frío mañanero preparábamos una pequeña lumbre con yesca y ramillas secas; si sacábamos alguna corredera las asábamos atravesadas con una rama verde de tamariz, flexible y dura, volteándolas por encima en las  brasas, que nos servía de almuerzo.                                          
Cuando, por distintos motivos viajo por España, siempre me paro en los puentes y observo si espejean las truchas, sea en el Arlanzón de Burgos, en el Duero o  en el puente de Albarracín, incluso en el puente del río Alhama, caminando a la huerta, siempre  me detengo en primavera, cuando  las aguas bajan más frescas y trasparentes, para observar sin todavía suben “barbetes” desde el Ebro.
 

      

SOBRE SU VIDA
Juan Antonio Twose Martínez nació en junio de 1932. Su niñez transcurrió en la Azucarera de Alfaro, situada junto al río Ebro y sus sotos. Ha sido farmacéutico de Alfaro (La Rioja) durante 45 años. Estaba casado y tenía dos hijas, Sofía, que desde hace unos años le relevó al frente de a la farmacia familiar, y, recientemente fallecida, Paula.

Comienzó la carrera de Ciencias Químicas en Zaragoza y continúa los estudios en Madrid en la Facultad de Farmacia, donde obtiene la Licenciatura en el año 1959. En 1963 aprueba las oposiciones a Farmacéutico Titular y como tal, desempeña el cargo en Alfaro desde 1975. Analista Clínico titulado, ha trabajado paralelamente en esta profesión durante 25 años.

Como escritor colabora habitualmente con el periódico local Crónica de Alfaro escribiendo relatos costumbristas de la Ribera de Ebro. Educación Ambiental, la revista que edita la Consejería del Medio Natural de La Rioja, ha recogido asimismo sus textos y fotografías Ha publicado varios libros y dejó escrito "Esta Rioja variopinta". Ha sido guía de lujo y altruista de la Reserva Natural de los Sotos del Ebro a su paso por Alfaro, ya que Juan Antonio era un apasionado de la naturaleza y por ese bosque de galería; un tema éste, que conocía como pocos, por haber vivido y compartido desde pequeño con las gentes del río. Ha sido además un defensor a ultranza de los espacios naturales libres y del equilibrio ecológico necesario para la vida en la tierra.
La ciudad de Alfaro le va a echar de menos, no sólo su bondad hacia todas las personas, sino también su sapiencia, sus comentarios, su vitalidad a la hora de dar tiempo y mejoras para su querida tierra.

 

Prólogo del propio autor a su libro póstumo
"Esta Rioja variopinta", que se editará próximamente

Mi madre me enseño a soñar porque  me enseñó a leer y nunca se lo podré agradecer bastante; comencé leyendo Salgari, Oliver Curvood y los tramperos, que fijaron mi atención por la nieve y la caza.  Novelas policíacas muchas y finalmente El Quijote. (Léelo poco a poco, me decía).Sigo siendo  un gran quijotista.
He salido muy poco de España y me hubiese gustado; pero la vida se complica con enfermedades y otras historias familiares.
Si he recorrido gran parte de España, mayormente el Pirineo y declaro una cosa: en España tenemos de todo, no tan grande como America:
El Cañón de Añisclo, que ha excavado el río Bellos, El valle del río Ara, El macizo de Tendeñera, etc. con todo eso me he conformado y he disfrutado; aun es mas: Ahora disfruto con La Rioja, no tan grandiosa, pero singular y variopinta, porque hasta lo pequeño hay que descubrirlo.
La Rioja tiene Valle, tiene 7 ríos, tiene truchas y perdices. Tiene Sierras y los ecosistemas se van sucediendo progresivamente desde el valle a la sierra; tiene árboles distintos y tiene frutos silvestres.
Y los  riojanos tenemos gallardía y salero... con los dichos riojanos más antiguos... “Tienes más cascabeles que las mulas del ramitos”. o  “Anda y te corte un traje Pastrana” , y muchos otros.”
En este pequeño librito quiero plasmar mi cariño por La Rioja y el haberla recorrido acompañado de personas, que sabían más que yo.