La bailadora de San Millán

Danza procesional realizada por 8 danzadores, colocados en dos filas de cara a la imagen, más el cachiberrio; quien avanza  desde atrás para alcanzar la cabeza de formación.
Una vez ahí, guía a los danzadores en una serpentina inicial. Posteriormente, los danzadores forman diversos corros con el cache en el centro; y en una segunda parte de la danza, estos se mueven todos a la vez cruzándose por filas y por columnas, de tal manera que cada danzador, visto desde arriba, va dibujando en el aire un infinito. Culminan la danza formando una uve con el cache en el centro.