La cigüeña Yerga vuelve a casa

La cigüeña Yerga vuelve a casa

 

La cigüeña con GPS, Yerga, ha vuelto a su nido en las afueras de Alfaro, tras su viaje migratorio a tierras calidas para pasar el invierno. 
 
Yerga, que fue marcada con un GPS la pasada primavera dentro de un proyecto de SEO/Birdlife y el Gobierno de La Rioja, volvió este 21 de febrero, tal y como ha informado en nota de prensa el Gobierno regional. Nuestra vecina salió del pueblo el pasado 28 de agosto y su viaje la llevó hasta la  región de Diourbel, en el interior de Senegal, a unos 3.350 kilómetros de su hogar. Ha permanecido fuera de su nido 177 días en los que, gracias a este proyecto, se han podido obtener todo tipo de datos sobre el comportamiento migratorio de esta especie.
 
El GPS que lleva nuestra cigüeña permite conocer que el viaje de migración postnupcial de Yerga, el que le lleva a su cuartel de invernada, duró unos 40 días en los que tras cruzar el estrecho de Gibraltar a mediados de septiembre, pasó un tiempo en Mauritania antes de llegar a su destino en Senegal el 10 de octubre, donde permaneció algo más de dos meses y medio, moviéndose en una superficie de unos 5.000 km2. El 27 de diciembre la cigüeña iniciaba su viaje de migración prenupcial, el que le trae de vuelta a casa, y al que ha dedicado más tiempo, concretamente 56 días. 
 
En total, Yerga ha recorrido 6.700 kilómetros en el viaje principal, a los que hay que sumar los cientos de kilómetros recorridos en los desplazamientos en cada una de las escalas.  
 
Una de las primeras cosas que ya han llamado la atención es que entre Marrakech y Alfaro, Yerga ha realizado el viaje de ida y el de vuelta por una ruta prácticamente idéntica, pasando por los mismos sitios. En cambio, a la hora de atravesar el Sáhara, en el viaje de ida la cigüeña eligió un trayecto mucho más interior, metiéndose de lleno en el desierto, mientras que en el viaje de vuelta optó por un itinerario más próximo a la costa.
 
También se han podido conocer datos que demuestran el increíble esfuerzo que realizan estas aves en sus viajes migratorios. Cuando se encontraba en pleno viaje Yerga ha recorrido una media de 200 kilómetros diarios, volando a una velocidad que oscila entre los 30 y los 40 kilómetros por hora. Con todo, el GPS ha registrado días en los que la cigüeña recorrió distancias realmente asombrosas, la mayor, 406,5 kilómetros en una jornada. 
 
Además, se ha comprobado cómo el comportamiento migratorio está determinado por numerosos factores, entre ellos, la disponibilidad de alimento o la climatología. De hecho, el viaje no se hace de golpe, sino que las aves pueden "sedimentarse" temporalmente a lo largo del recorrido en varios lugares, bien porque resulten propicios para encontrar alimento o porque las condiciones climatológicas no sean las más adecuadas para continuar la ruta. Así, se ha visto como Yerga se paró cerca de una semana al sur de la cordillera del Atlas en una zona de embalses de Marruecos, probablemente en espera de que mejorase la climatología adversa que había en las montañas. 
 
Ahora Yerga se encuentra ya de vuelta en su nido, ubicado a las afueras de Alfaro y próximo al Ebro, donde le espera una nueva etapa de su ciclo vital: la reproducción. 
 
Cuatro años de seguimiento
 
El seguimiento de Yerga forma parte de un proyecto que la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de La Rioja desarrolla en colaboración con la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) con el fin de conocer los movimientos migratorios de la cigüeña blanca, que en las últimas décadas están sufriendo importantes cambios. La iniciativa se enmarca dentro del programa “Migra” de seguimiento de la migración de las aves que SEO/BirdLife desarrolla desde el año 2011 gracias al apoyo de la Fundación Iberdrola. 
 
Los movimientos de Yerga y la información básica sobre este ejemplar se pueden consultar en www.migraciondeaves.org
 
 
(Fotos: Gobierno de La Rioja)