PAPÁ

PAPÁ

 

Le encantaba jugar a darle pequeños sustos. 

Y mientras ella gritaba, él sonreía. 

Porque sentir miedo la hacía más valiente.