Pusimos un punto.

Y aunque tú elegiste una coma, daba igual. Los dos sabíamos que a veces hay que parar para seguir avanzando.