Te cansas...

Te cansas.
 
                              Pero serías capaz de llegar hasta el fin del mundo cada segundo.
 
Y no hasta él.
 
Para llegar hasta ahí ya no quedan ganas.