¡Viva nuestro Alfaro futuro con sus niños y jóvenes!

Si hubiésemos cerrado los ojos al escuchar a nuestro pregonero esta noche, seguramente nos habría parecido que nos hablaba de mundos lejanos. Nada de eso. José Manuel Martínez Rosell nos ha trasportado al Alfaro de mediados del siglo pasado y lo ha hecho con anécdotas de su infancia y palabras que, no porque vayamos oyendo menos, dejan de ser parte de nuestro acervo alfareño. Una gran noche, con gran ambiente prefiestas. 

El pregonero de #FiestasAlfaro2013 rememoró el acontecimiento que le ha llevado hasta la lonja para dirigirse a una Plaza de España llena de ganas de fiestas. Recordó como hace 100 años fue Alfaro el lugar de La Rioja elegido por los hermanos de La Salle para establecerse y, desde ahí, pasó a sus recuerdos de vida. Volvimos a oír palabras que, quizás, los más jóvenes nunca habían escuchado y a pasar por lugares que hoy son recuerdo.

Juan Manuel Martínez Rosell rememoró los tiempos escolares y esos paseos por el Estajao, Padillares –“a Padillares donde vi por primera vez arrozales”, al campo de aviación, a los Sifones del Canal cuando se vaciaba”_, recordó cuando de niños cogían “cucharetas” (nota: preguntad a los mayores) y otras costumbres infantiles de mediados del siglo pasado: subir los jueves a la plana, al Castillo, a la Cruz, las guerras de cuadrillas… las vejigas de cerdo que, en tiempos de matanza, se convertían en balones… los baños de verano en el Pozo del Abuelo, Larrión, La Estrella, en el río Mayor.

Y entre anécdotas más palabras de ‘antes más’ (no sé si junto a separado, ¿alguno me lo aclara?), la carrasca que se recogía en gruesas “samantas” y se guardaba en “teinadas” en el corral, los pimientos ensartados, la guadaña, los hocetes, la zoqueta, los fascales y fajinas.

Y en os recuerdos gastronómicos, el rancho, caracoles y cangrejos, la gaseosa de la Margarita o el agua fresca de la fuente junto a la plaza de toro.

En su pregón, José Manuel Martínez Rosell tuvo palabras de agradecimiento para el profesorado, de antes y ahora,  citó empresas y lugares de entonces y habló con cariño de muchos alfareños que han compartido su trayectoria vital o forman parte de nuestra nómina de ilustres, así como para su familia. 

“¡Alfaro y alfareños! Ante estas próximas Fiestas patronales, os deseo felices días y años que inician un II Centenario con la prosperidad y felicidad que dan la familia, los amigos, el trabajo. Sí, la familia, los amigos, el trabajo. Familias con niños y jóvenes que corretean por este II Centenario y de ellos y de nosotros depende que sigan construyendo el Alfaro soñado, casi perfecto y que nosotros vamos disfrutando”, deseó Martínez Rosell y concluyó su pregón con cuatro vítores:

  • ¡Viva Alfaro!
  • ¡Vivan los alfareños y alfareñas!
  • ¡Viva nuestro Alfaro futuro con sus niños y jóvenes!
  • ¡Vivan nuestros Patronos San Roque y San Ezequiel!

//AlfaroSabe/10 agosto 2013

                                                                           

Más información:

 

Leer texto completo del pregón

Imágenes del acto

Entrevista: "Alfaro sabe a vida, a ilusión y a recuerdos"