"Y después de decirlo..."

Y después de decirlo, de soltarlo de una vez, de obligarnos a estar preparados para decir esas dos palabras.

Después.

El silencio.