"... Yo invierto en tí"

Aquí estamos. Tú y yo. Sin un duro en el bolsillo. Y prometiéndonos al oído:

                                                                                        -Yo invierto en ti.-